La ley del talión

Un tribunal iraní ha condenado a un hombre que dejó ciega a una mujer al arrojarle ácido a la cara a perder la vista de la misma forma. La sentencia, que puede recurrirse, se ha pronunciado a instancias de la víctima, quien durante dos años fue tratada en España de las graves quemaduras que sufrió.


Pueden seguir leyendo la noticia aquí.

Ese tal Majid Movahedí es una joya...y sin mostrar arrepentimiento, me parece digno de los mejores improperios.
Pero no me digan: ¿no les provoca una extraña sensación de angustia esta sentencia? No se si me da más miedo el Sr. Movahedí o el sistema judicial iraní…

Creo que la frase “ojo por ojo, todos ciegos” nunca podrá ser aplicada con más pertinencia…

(Banda sonora: Radio - Ix!)

4 comentarios:

manu dijo...

¿Sistema judicial? Del medievo, ¿no?

Irán me da "miedo" en general, por culpa de los integristas fanáticos que lo dirigen.

Anna dijo...

¿Sistema judicial? Del medievo, ¿no?

No sé...no em cap al cap que es pugui considerar just fer això..Puc entendre la necessitat de revenja de la víctima (a nivell personal...No dic que jo no experimentés el mateix sentiment de ràbia) però...

Marta dijo...

Diuen que la justicia es cega... hi tindra alguna cosa a veure??
Deu n'hi do la por que fa tal sistema...

acolostico dijo...

ojo por ojo los cuervos engordan...