Derecho a decidir , ¿quién sobre quién?


Impactante la noticia sobre el caso de Hannah Jones, una niña británica de 13 años que se ha negado a recibir un arriesgado, y de dudoso éxito, trasplante de corazón para pasar sus últimos días en casa con su familia. Un juez le ha dado la razón, frente a la opinión de los médicos que la trataban. Y se ha generado un debate interesante sobre la madurez impropia de esta menor, el derecho a una muerte digna, los límites de la ética médica…

Es un debate complejo. No voy a esconder mi posición favorable sobre el derecho a decidir de una persona. Aunque este es un caso especial, al tratarse de una menor. Plantea otro tipo de dudas, sobre si la paciente en este caso entiente la gravedad de la situación y sus consecuencias. Pero el otro día oí una reflexión que me hizo cuestionar muchas cosas, empezando por mis opiniones: Si la renuncia al trasplante fuera por creencias religiosas, ¿el juez habría tomado la misma decisión?

¿Y ustedes opinarían los mismo?

Ahí les dejo la pregunta…

(Banda sonora: Color Stew - Les Philipes)

5 comentarios:

acolostico dijo...

Esperemos que no tengamos nunca esos dilemas

manu dijo...

Yo también soy favorable a la libre decisión de las personas.

Sin embargo, se me plantea una duda: cómo es posible que en España un menor de 14 años se suponga que carece de suficiente entendimiento para ser responsable penal (y ahí están casos de abusos sexuales, agresiones, etc.), pero en cambio se supone que lo tiene para decidir sobre algo tan trascendente.

Anna dijo...

Esperemos que no tengamos nunca esos dilemas

Ja ho pot ben dir, ja...

cómo es posible que en España un menor de 14 años se suponga que carece de suficiente entendimiento para ser responsable penal (y ahí están casos de abusos sexuales, agresiones, etc.), pero en cambio se supone que lo tiene para decidir sobre algo tan trascendente.

Complicat...la veritat és que es tracta d’un tema complicat. Suposo que s’hauria d’intentar valorar la maduresa de casa individu (cosa que no sé com carai s’ha de fer..). En el moment que poses una línia (o una edat límit) poses en el mateix sac gent que potser no hi hauria d’estar...

En el cas de Hannah, jo el que penso és que per arribar a aquesta decisió, tan ella com els seus pares hi ha hagut de donar moltes voltes...

Marta dijo...

Coses d'aquestes millor no trobar-s'hi, oi tant...

I els límits legals, morals, etc etc són molt de mal posar...

Té la mà Maria - Reus dijo...

em d'acabar tots amb una pastilla i la música que ens agradi, sino ja ho veuràs

salutacions