Los ¿valores? de la Fórmula 1

En una promo de Telecirco lo decían bien clarito: "Velocidad, tecnología, riesgo y glamur". Joé, es que hoy en día a cualquier chuminez se la califica de "valor". Eso nos pasa por dejar que sean la publicidad y el márquetin las que marquen las nuevas reglas que deben regir nuestras vidas.

¿Velocidad? Hace 20 años (y algunos menos) cuando quemaba adrenalina encima de la moto, pues bueno, pero ya me he dado cuenta de que hacer el animal con un vehículo de motor es propio de imbéciles. Supongo que se referirá al valor de los pilotos de la fórmula 1 al conducir a toda castaña esos bólidos. Tal vez al valor de sus cuentas corrientes, no sé.

¿Tecnología? Aceptamos pulpo como animal de compañía. Es obvio que gracias a la tecnología se han producido grandes avances en nuestra calidad de vida. Sí, también con efectos secundarios, pero -como dijo el gran filósofo- no se puede hacer una tortilla sin romper los huevos. Gracias, maestro.

¿Riesgo? Podría repetir lo mismo que para velocidad, excepto lo de las cuentas corrientes siempre y cuando no jueguen ahora en bolsa. El riesgo puede ser un valor televisivo propio del espectáculo que genera audiencias, y por tanto ingresos publicitarios.

¿Glamur? No soy objetivo en su apreciación, pues soy la persona más antiglamurosa que existe. ¿El glamur de las top models anoréxicas? ¿De los actores y músicos endiosados, que no tocan con los pies en la tierra? ¿El de los afortunados que tienen demasiado, muchísimo más de lo que necesitan, y no valoran casi nada?

Prefiero los valores de mi padre, por ejemplo, un tipo asquerosamente honrado, parecido al James Stewart de las pelis del Oeste. Claro que, ¿es necesaria tanta honradez, papá? Bueno y bobo empiezan por b, y yo soy más bien de lo segundo. O los valores de mi cuñado, quien utilizó el año pasado sus vacaciones para operar en Bolivia. Este año va a volver allí a operar gratis. Pero claro, la gente normal no vende. Somos vulgares. Carecemos de glamur.

Me cago en la publicidad. ¡Abajo las mentiras!


(Banda sonora: El juego de la verdad - Deluxe)

6 comentarios:

acolostico dijo...

Formula 1? pensaba en el iphone...

velocidad es un bocata de mortadela
tecnologia es un bocata de lomo y queso
riesgo es un bocata con pimientos del padrón
glamur es un bocata de calamares

manu dijo...

Me llevo los 4 bocatas para el desayuno.

Anna dijo...

La F1 és avorrida…..

I punt…
Ni glamour ni punyetes...

(Voltes i voltes sense cap avançament i el més important és el cotxe )

Claro que, ¿es necesaria tanta honradez, papá?

Necessària és….. si… Però no acostuma a facilitar-te les coses, tal i com està el pati.

manu dijo...

A mí las vueltas me marean...

Yo soy más flexible que mi padre, pero tampoco mucho más. Como dice él, yo siempre fui honrado porque nunca tuve la oportunidad de no serlo.

Marta dijo...

Òbviament a tots la primera cosa que ens ha passat pel cap en llegir la paraula "glamour" és Fernando Alonso... o en el seu defecte el Briattore mig espitragat ;)

manu dijo...

Jo crec que Briattore té força glamur gràcies a la seva cartera ben plena.