El anuncio tramposete de Carrefour

Siempre me ha maravillado la capacidad humana, en general, y española, en particular, para escurrir el bulto ante la inminencia del desastre, de los problemas, de la asunción de las propias responsabilidades. En esta materia los políticos españoles sí pertenecen al G-8. Yo no he sido, a mí que me registren, si lo hacen todos, a mí me dijeron, yo no sabía...

Pero a lo que íbamos. Yo quería hablar de la campaña televisiva contra las bolsas de plástico. Ahora resulta que no solo las bolsas contaminan, sino que son unas criminales que acaban con la fauna marina. Salió en prensa la noticia del mar de plástico en el Pacífico, un lugar perdido donde las corrientes transportan restos plásticos y demás desechos. Ya, el plástico es el malo de la película, ¿y qué más?

Pues entonces que la DGT deje de culpabilizar a los conductores y enfoque sus campañas de prevención en los coches. Los autos, causantes de tantos accidentes, desgracias personales, daños económicos y perjuicio al erario público. Pero como esos mismos vehículos generan, tanto directamente como a través de los impuestos a los carburantes, pingües beneficios al Estado, no son culpables de nada. Somos nosotros, por supuesto. ¿Y qué decir del tabaco? "El tabaco perjudica gravemente la salud", "El tabaco mata", y leyendas parecidas figuran en las cajetillas de tabaco. Pero como, a pesar de los problemas de salud pública que causa con el consiguiente gasto en sanidad, también supone un buen pellizco vía impuestos, se mira hacia otro lado.

Pues las bolsas no son las culpables. Los culpables serán los fabricantes por no hacerlas biodegradables, los gobiernos que no legislan para que se fabriquen de forma no dañina para el medio ambiente, los establecimientos que las despachan como churros porque llevan su publicidad, los usuarios que no las reciclan y hacen un mal uso de ellas. Pero, claro, lo cool y lo buenrollista implica ahora cargar las tintas contra las bolsas de plástico, no contra los verdaderos culpables, nosotros.

Lo curioso de la campaña es que solo se identificaba por una página web, como si fuera institucional o de una ong. No ha sido hasta hace bien poco cuando al final sale el responsable: Carrefour. ¡Acabáramos! Ahora resulta que se les ha despertado la concienca ecológica. ¿Estos no son los que acogotan, con otras grandes distribuidoras, a los agricultores, imponiéndoles precios de compra de hace décadas? ¿Ahora que hay crisis y necesitan recortar gastos se acuerdan de las bolsas? Si son tan honrados, ¿por qué no usan bolsas con su logotipo en esos anuncios?

Por cierto, las bolsas de basura tradicionales -que también son de plástico- ¿también son malas o son las únicas "buenas"? Item plus, cuando consigan prohibir las bolsas genocidas, que hasta ahora las daban gratis y cuyo coste estaba integrado en el precio de todos los productos, ¿Carrefour nos bajará el PVP de sus productos?

(Banda sonora: Butterflies & Hurricanes - Muse)

6 comentarios:

Álex Vidal dijo...

Salió en prensa la noticia del mar de plástico en el Pacífico, un lugar perdido donde las corrientes transportan restos plásticos y demás desechos.

Bueno, sale ahora en la prensa, pero te puedes imaginar que hay gente que hace decenios que denuncia la contaminación (y la muerte por asfixia de millones de seres marinos) causada por los plásticos. Sólo ahora que les sale rentable deshacerse del gasto (y ante la inminencia de la prohibición por decreto ley de las bolsas) hacen de la obligación una estrategia de márketing. Yo lo flipo con su habilidad para hacer del marrón caca verde progresista.

Por mi parte, hace años que llevo siempre una bolsa de tela conmigo. Y en descargo de algunas cadenas, el súper de aquí al lado te abona 2 céntimos si no usas bolsas de plástico.

Por cierto, las bolsas de basura tradicionales -que también son de plástico- ¿también son malas o son las únicas "buenas"?

También son "malas", hay que joerse :) Alternativas haylas, pero eso ya es otro debate :)

acolostico dijo...

rápido se acostumbra uno a llevar su propia bolsa a la compra. EN Alemania hace años que no dan bolsas en los supers...

manu dijo...

Como casi siempre, la única forma de "educarnos" en este país es por la vía legal-punitiva. Ni principios, responsabilidad, respeto...

Pepi Toria dijo...

Es que el que dijo que la humanidad "avanza" era un idealista. La humanidad simplemente "se mueve" y los errores se repiten "ad infinitum".

Yo voto por ser tonto.

Grom el Único dijo...

Como hoy me he levantado en modo "demagógico on", me resulta llamativo que "Carrefool" haga tanta campaña publicitaria en favor de los peces del Pacífico... mientras sus empleados son explotados de manera deshumanizada y rastrera.
Eso sí, tienen todos una bolsa biodegradable.

rodericus2009 dijo...

Como cunda el ejemplo nos podemos echar a temblar.
Las bolsas bio-degradables están fabricadas a base de fecula de patata.
¿Alguien recuerda el aumento de la cotización de los cereales cuando la broma de los bio-combustibles de hace unos meses?.
En Mexico tuvieron que hacer frente a una subida del 100% del precio del maíz, base de la dieta local.
O sea, que aquí dentro de poco, las patatas al doble.